El Triunfo: Un pueblo con historia

Fundado el 09-09-1909

__________________
Material difundido en el Año del Centenario
Por LRM300 - FM El Triunfo - 101.5 Mhz


En "NUESTRA HISTORIA, una mirada al pasado triunfense"


Programa conducido por Carlos María Dusio

-

El crimen de Carranza

 

  En 1935 la Argentina era presidida por el Gral. Agustín Pedro Justo, en la provincia de Buenos Aires gobernaba el Dr. Federico Martínez de Hoz y era intendente de Lincoln el Dr. Roberto Gallardo, casado con María Delia Domínguez,  hija de don Arturo Domínguez.
    El 7 de febrero de ese año, medio millar de personas irrumpieron en la Casa de Gobierno de La Plata reclamando, y obteniendo la renuncia del gobernador, quien fue repuesto en su cargo al día siguiente. No obstante, la Legislatura Provincial lo suspendió, y una semana más tarde, el Gral. Marquez, en representación del Poder Ejecutivo Nacional, impuso al mando de la provincia al vicegobernador, Dr. Raúl Díaz.
    Martínez de Hoz se retiró de la política y murió seis meses después, el 9 de agosto, y fue sepultado en el Cementerio de la Recoleta.
 
    La Unión Cívica Radical, conducida por el ex presidente de la Nación, Marcelo Torcuato de Alvear, abandonó la abstención y decidió participar en las elecciones, que se desarrollaron el 3 de noviembre de 1935.
En un agitado clima político, se consagró gobernador el conservador Dr. Manuel Fresco, de profesión médico, nacido en Navarro en 1888.
 
   Durante el acto eleccionario se produjo un trágico suceso que conmovió a los vecinos de El Triunfo.
 
  Ricardo Bernabé Carranza, de 36 años de edad, casado con Elisa Armano y padre de tres hijos varones, era un activo dirigente radical de El Triunfo.
Días antes de las elecciones se advertía un estado de crispación y hasta se comentaba que un rancho, que ya no existe, en la actual calle Mitre, entre 25 de Mayo y Maipú, habría recibido disparos durante una noche, provenientes desde un auto a gran velocidad.
 
El dirigente linqueño Dr. Doroteo Drake le aconsejó enfáticamente a Carranza que fuera prudente, y aún más: le habría dicho:
-"Negro, mañana no vayas a votar porque te van a matar".
Carranza le contestaría: - "Doctor, debo cumplir con mi deber cívico".
 
Realmente las cosas no pudieron ocurrir peor.
 
El lugar del sufragio era en el edificio de la Escuela Nº 24, en la esquina de las calles que hoy llevan los nombres 25 de Mayo y Sarmiento, y en la otra esquina, nomás enfrente, cruzando la calle, funcionaba el comité de la Unión Cívica Radical, domicilio de Benjamín Cufré, delegado municipal durante el derrocado gobierno de Hipólito Yrigoyen.
Ambos edificios se conservan casi iguales que en aquellos días.
 
A media mañana de ese domingo todo comienza violentamente.
 
Los señores Hipólito González y Cándido Blanco son interceptados por efectivos policiales locales, cuando transitaban la calle actual Sarmiento, viniendo desde la avenida, tal vez rumbo a la escuela o tal vez rumbo al comité.
Se produce al menos un disparo que roza e hiere sin consecuencias graves, a Gonzalez en su cabeza, quien puede huir junto a Blanco por el taller de Crespo, ubicado donde actualmente se encuentra la casa de la familia Giribaldi.
 
Carranza salió armado del comité y enfrentó a la situación, a la policía y a varios francotiradores. Jugó toda su vida en esa acción.
 
El Dr. Eduardo Puy con escasos recursos pudo dar asistencia de primeros auxilios a los heridos.
 
Mal herido, con seis balazos, Carranza fue trasladado a Lincoln sobre un colchón en el camión de la familia Rios, acompañado de sus correligionarios Ovidio Alvarez, Ricardo Simone y Arturo Ríos. Valientes jóvenes que con su veintena de años, enfrentaron la amenaza fundada en que no llegarían a Lincoln, pues en el camino, decían, los estaban esperando para asesinarlos.
 
El oficial de policía, herido en una pierna fue llevado a Buenos Aires para ser atendido.
 
Ricardo Bernabé Carranza falleció en Lincoln el 5 de noviembre de 1935 y sepultado en el cementerio de esa ciudad.
En su tumba hay una placa que dice:
 


A la memoria de Ricardo Carranza caído trágicamente en El Triunfo el 3 de noviembre de 1935. Soldado modesto de la democracia. Cumplió la fe jurada. Brindó su sangre generosa y supo caer heroicamente por las libertades del pueblo. Homenaje de la U.C.R. Lincoln, Noviembre 3 de 1936”.

 
 
Se transcriben a continuación artículos periodísticos acerca de este crimen que nunca sería investigado.
 
 


LA NACION
 
- Lunes 4 de noviembre de 1935 -
 
TRES HERIDOS HUBO EN UN INCIDENTE QUE OCURRIO EN LINCOLN
 
En la localidad de El Triunfo se produjo un choque entre policías y particulares
 
“LINCOLN, 3.- Según las informaciones policiales recibidas de la localidad El Triunfo, poco después de iniciado el acto electoral en ese pueblo se produjo un encuentro entre la policía del destacamento y un grupo de civiles pertenecientes a la U.C.R. Al tenerse noticia del hecho, siendo las 10, el comisario, Sr. Correa, dispuso el envío de refuerzos a El Triunfo, hacia donde partió rápidamente el oficial Ríos, al mando de varios agentes.   
    El choque, cuyas circunstancias generales se ignoran hasta este momento, se produjo entre el oficial de policía Masipe, a quien acompañaba un agente, y un grupo de radicales formado por los ciudadanos apellidados González y Blanco, quienes iban con el afiliado Bernabé Carranza.
    Como consecuencia del tiroteo habido entre los representantes de la autoridad y los civiles, han resultado heridos el aludido oficial y los ciudadanos González y Carranza. El oficial fue alcanzado por una bala que le fracturó la pierna izquierda, y González presenta también una herida de bala. El último de los nombrados fue herido en diversas partes del cuerpo por seis balazos, y se informa que su estado es grave.
    El ciudadano Blanco, que también participó en el tiroteo, resultó ileso, siendo detenido en averiguación del grave suceso.”
 
 
- Jueves 7 de noviembre de 1935 -
 
FALLECIO UNA DE LAS VICTIMAS DEL TIROTEO EN EL TRIUNFO
 
“LINCOLN, 6.- En el Sanatorio Lincoln donde se hallaba internado, falleció en las últimas horas de la tarde de ayer el ciudadano Ricardo Bernabé Carranza, una de las víctimas del tiroteo ocurrido en el pueblo El Triunfo, después de haberse iniciado los comicios en esa localidad del partido de Lincoln.
    Como informamos oportunamente, Carranza, Hipólito González y Cándido Blanco, por una parte, y el empleado policial José Masipi y un agente, por la otra, se tomaron a tiros de revólver en la vía pública, resultando el primero herido de un balazo en un pulmón, otro en el abdomen, el tercero en el muslo izquierdo y uno más en al región glútea. González, que recibió un tiro en la cabeza, se halla actualmente alojado en el Hospital Municipal, sin que su estado revista mayor gravedad. Por el lado de la autoridad, el oficial Masipi fue herido en el tercio superior de la pierna izquierda, con fractura de hueso, habiendo sido trasladado para su curación a la capital. Según el informe policial, todos las heridas que presenta el extinto son de revólver 38.
   En la mañana de hoy el médico de policía, doctor Ernesto Nougués, practicó la autopsia del cadáver de Carranza, presenciando la diligencia los doctores Doroteo Drake y José Cané, dirigentes del radicalismo local. A las 16 se efectuó el sepelio de Carranza. Del local donde fueron velados los restos, el féretro fue conducido a pulso y acompañado por una columna de correligionarios hasta el local del comité de la U.C.R.  En el cementerio, donde se notó la presencia de numerosas personas, se pronunciaron varios discursos.
       
 
LA PRENSA
 
 
- Lunes 4 de noviembre de 1935 -
 
Se produjo un tiroteo en El Triunfo (Lincoln)
     “El doctor Manuel A. Fresco habló ayer a las 11 por teléfono con el Ministro del Interior para informarle que en la localidad de El Triunfo, jurisdicción del partido de Lincoln, se produjo una incidencia entre dos afiliados radicales – uno de ellos apellidado Blanco – y la policía de dicha población.
    Agregó que al intentar la policía palparlos de armas los sujetos mencionados se desacataron y el hecho originó un tiroteo, del que resultó herido el oficial González.”
 
 
Hubo tres heridos a raiz de un tiroteo ocurrido en El Triunfo, partido de Lincoln
 
“LINCOLN, noviembre 3. En las inmediaciones de la mesa receptora de votos de la localidad de El Triunfo, se produjo esta mañana un hecho de sangre en el que participaron un escribiente de policía agregado al destacamento local y tres personas más.
    No se pudieron establecer con claridad las causas de la incidencia que motivó el tiroteo, pero en este resultaron heridos el mencionado policía cuyo nombre es José Massipe, y dos personas llamadas Bernabé Carranza, una de ellas y de apellido González la otra. Estos dos últimos se encuentra heridos de gravedad.”
 
Información de la Jefatura de Policía
 
    “En la Jefatura de Policía se recibió a las 11:10 una comunicación del titular de la comisaría de Lincoln, comisario Francisco Correa, quién informaba que pocos minutos antes se había producido en la localidad El Triunfo, un tiroteo, en el que resultó herido el escribiente José Massipe, y que había dispuesto el envío de refuerzos a dicho lugar.
    Averiguaciones posteriores permitieron establecer que en circunstancias en que el escribiente Massipe se disponía a palpar de armas a tres ciudadanos de apellidos González, Carranza y Blanco, que en actitud de provocar desorden se dirigían hacia el lugar donde se había instalado la mesa receptora de votos, éstos hicieron varios disparos de revolver contra él. Massipe resultó lesionado, e inmediatamente repelió la agresión, sosteniendo un tiroteo con sus atacantes, dos de los cuales, González y Carranza fueron heridos.
    Una vez terminada la grave incidencia se adoptaron las medidas necesarias para que fueran atendidos los heridos y se inició el sumario de práctica.”
 
 
 

 
 

La estación, el pueblo, vecinos y oficios en 1935


Se transcribe a continuación un texto extraído de la Guía del Ferrocarril Oeste de los años 1935 / 1936, con importantes datos de nuestra localidad.


Estación EL TRIUNFO
Provincia de Buenos Aires – Partido de Lincoln – Cuartel 12

ORIGEN DEL NOMBRE
A 1200 metros al Oeste de la estación hay unos médanos donde existió un fortín denominado “Fortín Triunfo”, proviniendo de ahí el nombre del pueblo.

AUTORIDADES
Municipales: Delegado, Américo Poggio; horario, 13 a 17 en invierno y 8 a 12 horas en verano.
Policiales: Destacamento a cargo del Oficial Eugenio Olaberría.
Judiciales: Alcalde, Angel Etchart.

SERVICIOS PUBLICOS
Correos: Oficina mixta, jefe Gustavo Navarro, giros hasta $ 500.
Ferrocarril Oeste: Jefe estación, Angel Marino.
Telégrafo: F. C. Oeste, horario de 8 a 18.
Teléfonos: Compañía Unión Telefónica, ligada con red general a B. Aires, 24 abonados.
Matadero: Municipal, faena 4 reses por día.
Ómnibus: Entre Martínez de Hoz, El Triunfo y Lincoln; sale 7 horas de Martínez de Hoz, pasa por El Triunfo 8.30 horas, llega a Lincoln 10 horas; regresa 16 horas de Lincoln pasando por El Triunfo 17 horas, llega a Martínez de Hoz 19 horas; servicio diario.

INSTRUCCIÓN
Escuela: Provincial, N° 24, directora Herminia L. M. de Alvarez, hasta 5 ° grado, 350 alumnos.

INSTITUCIONES VARIAS
Club Social: “General M. Balcarce Agrarios”, 170 socios.
Sociedad deportiva: “Club Atlético”, 180 socios.

PROFESIONALES
Constructores: Roque Aranda, Juan Giribaldi
Farmacéuticos: Marcelo Manino, Pedro O. Vilches.
Médicos: Julián Carlos, Raúl García Augé
Rematador: Enrique R. Meiller

COMERCIO
Abastecedores: Juan C. Cufré, Sucesión Nicolás Nani, Justo Olivera.
Acopiadores de cereales: Arturo Domínguez, Teodolfo T. Mibelli
Acopiador de frutos del país: Juan Soteras.
Acopiadores de cerdos: Juan Soteras, Fernández y Torlaschi.
Almacenes, ramos generales: Arturo Domínguez, Copello Martínez y Cía., Bautista Cappa, José Nogueira y 8 más de menor importancia.
Compañias de seguros: “La Primera”, agentes, Arturo Domínguez, Héctor L. Civelli y Enrique R. Meiller; “La Agraria”, “La Agrícola”, “La Inmobiliaria”, “La Rural”, “La Rosario Agrícola”, agente Arturo Domínguez; “La Defensora” y “Agricultura Argentina”, agente Copello Martínez y Cía.
Confiterías: “La Armonía”, de Ricardo Simone; “9 de Julio”, de Meyer Hnos.; “Español”, de José Navascuez.
Corralones de madera: Arturo Domínguez, Copello Martínez y Cía.
Depósitos de carbón y leña: Arturo Domínguez, Copello Martínez y Cía.
Depósito de frutas y papas: Cayetano Costantino
Depósito de neumáticos: Jorge A. Chemes, Arturo Domínguez, Copello Martínez y Cía. Manuel C. Crespo, Mario Monasterio.
Depósitos de nafta: Arturo Domínguez y Copello Martínez y Cía.
Ferreterías: Arturo Domínguez, Copello Martínez y Cía.
Garages: Borzani y Cerri, Manuel C. Crespo, Mario Monasterio.
Hoteles: “Pareta Hotel”, de Juan Bagioni, 10 camas;
Librerías: Juan Baroli, José Scarfone.
Panaderías: Jorge A. Chemes, Cipriano Galar, Miguel Nogueira.
Peluquerias: Antonio García, Romeo Labrunet, José Maradey, Pascual Scollo.
Remate-feria: Enrique R. Meiller.
Rep. Automóviles y máquinas: “Whipet”, Manuel C. Crespo; “Ford”, Américo Poggio.
Restaurant: Juan Maluzán.
Sastrería: Juan Rovito.
Surtidores de nafta: “Y.P.F.”, Arturo Domínguez; “West India”, Jorge A. Chemes; “Energina”, Mario Monasterio; “Texaco”, Borzani y Cerri.
Tiendas: Félix Barcena, Salomón Chemes, Arturo Domínguez, Clemencio Sanz, Salim Saadi.
Trilladoras: Américo Poggio, Juan Gentile.
Zapaterías: José Loretti, Juan Poza.

INDUSTRIAS
Fábricas de carruajes: Borzani y Cerri, Carlos Lorenzo, Mario Monasterio, Félix Quinteiro.
Fábricas de soda: José Navascues y Ramón L. Pareta, elaboran 4 y 5 docenas por día respectivamente.
Horno de ladrillos: Luis Perrone.
Talabarterías: Julián Moreno, José Torriani.
Talleres mecánicos y de automóviles: Borzani y Cerri, Manuel C. Crespo, Mario Monasterio.

AGRICULTURA Y GANADERIA
Agricultores de cereales: Hermindo H. Castex, Francisco Marchetti, Giannasi Hnos., Dusio Hnos., Bancalari y Copello, Antonio Cabani, Enrique Bazterrica, Angel Piriz, Luis Perrone, y 110 con menos de 200 hectáreas.
Agricultor de papas: Jesús Sanz.
Agricultores de alfalfa: Luis Poncino, Dionino Rossetti.
Invernadotes: Bancalari y Copello.
Estancias: “San Juan”, de Bancalari y Copello; “San Enrique” del Dr. Enrique Bazterrica; “La Viña” de Bernardo L. Duggan; “Los Dos Amigos”, de Fernández y Torlaschi; “El Morito”, de Guglielmino Hnos.; “San Miguel”, de Miguel García; “La Picasa”, de Pedro Marzano; “La Delia”, de Juan B. Mignaquy.

LECHERIA Y GRANJA
Tamberos: Enrique Bazterrica, Juan Barnetche, Antonio Cabani, Salvador Carmisiano, Angel Etchart, Juan Lacave, Leopoldo Rodríguez, Juan Sánchez
Cremería: David González.
Fábrica de caseína: David González, elabora 80 kilos diarios.

VARIOS
El pueblo está ubicado a una cuadra, lado Sud de la estación; no hay servicio automóviles a la llegada de los trenes, pero sí donde hospedarse. Está situado en un llano, tiene edificación de material y ranchos, existiendo 8 manzanas con casas de material, no hay calles pavimentadas. La población ha sido calculada en 1.941 habitantes.

VALOR DE LA PROPIEDAD
Terrenos en el pueblo: Según ubicación, de $ 0,30 a $ 3 la vara; chacras y quintas: de $ 500 a $ 700 la cuadra; campos: buenos $ 400, regulares $ 300, bajos $ 200 la cuadra; campos en arrendamientos para tambos: buenos $ 20, regulares $ 15, bajos $ 10; para cereales: buenos $ 20, regulares $ 15, para papas: buenos $ 25, regulares $ 20.
.

CMD

25° Aniversario de El Triunfo


El domingo 16 de septiembre de 1934 El Triunfo celebró sus Bodas de Plata. A continuación se transcribe un artículo del diario La Nación del día 18, donde se publica la noticia de los festejos en nuestra localidad.


Buenos Aires, 18 de septiembre de 1934.

EN EL TRIUNFO ALCANZO BRILLO LA CELEBRACION DE SUS BODAS DE PLATA

“LINCOLN, 17. Con mucho entusiasmo se realizaron ayer las fiestas en el vecino pueblo de El Triunfo, con motivo de cumplirse 25 años de su fundación.

Asumió proporciones singulares el acto de la entrega a la Municipalidad de un cañón del tiempo de los fortines, emplazado sobre un pedestal construido en el centro de la plaza pública. En esa ceremonia hicieron uso de la palabra los señores Ramón Pareta, Francisco Figueras, Hector Civelli, Miguel Nogueira y el secretario de la Municipalidad, señor Novillo.

Varias niñas de la escuela local recitaron composiciones alusivas.

Otro número descollante fue el de la bendición y colocación de la piedra fundamental de la capilla que se levantará en El Triunfo, bajo la advocación de Santa Teresita del Niño Jesús, en cuyo acto hablaron el Presbítero Antonio Surce, el presidente de la comisión pro capilla, don Guillermo Vilches, y el intendente municipal, doctor Gallardo.

En una dependencia del Ferrocarril Oeste se sirvió el almuerzo popular con asistencia de 1.500 personas y al final hicieron uso de la palabra don Vicente Graciano y otras personas.

En horas de la tarde hubo un interesante torneo atlético, cuyo número principal lo constituyó la disputa de la copa que donó “La Nación”, entre los equipos de fútbol La Marcela y El Triunfo, ganando el primero por cinco a uno.

Por la noche se quemaron fuegos artificiales, finalizando la fiesta con un baile popular, que se prolongó hasta las últimas horas de la madrugada de hoy”.

Capilla Santa Teresita del Niño Jesús

El 23 de febrero de 1933 a instancias de Juan París Etulain se realizó una reunión con el fin de crear una Comisión Pro Capilla. Un mes más tarde, el 23 de marzo, esta comisión se reunió con el Rvdo. Padre Luis Gatlan, Sacerdote Redentista misionero, de paso por la zona, quien presidió la asamblea y autorizó a la comisión a realizar colectas con el fin de levantar la capilla, cuya Patrona sería Santa Teresita del Niño Jesús, que también lo es de los misioneros.
Según consta en el Libro de Actas N° 1 de la Comisión Pro Capilla, ese el día 23 de marzo de 1933, por invitación de Juan París Etulain (en ese entonces maestro en la escuela de la colonia “La Porteña” y luego sacerdote), se llevó a cabo una reunión con el fin de conformar una comisión que tomara a su cargo construir una capilla en la localidad, a la que asistieron las siguientes damas: Emma S de Marino, Teresa Abelardo de Russo, Rosa Ruggiani de Poggio, Celia Pagliano, Catalina Schiavi de Sessarego, Carmen Marchetti, Matilde Basso de Alvarez, Clementina Santoni, María Santoni, María Pagliano de Biagioni, Manuela Borsani de Ganduglia, Angela Geido de Pagliano, Rosa de Marchetti, Teresa Bacci de Giannasi, Laureana Soteras de Navascués, Elena Ontiveros de Carrillo, Maria M. Irisarri, María Esther Martinez de Dominguez, Rudecinda Pitamiglio de Geido, Margarita de Geido y Juana Luberriaga de Fernández.

Resuelto favorablemente el motivo de la reunión, se designó presidente provisional y secretaria de la comisión a la señoras Emma S. de Marino y Rosa Ruggiani de Poggio, respectivamente.

En una segunda reunión, se constituyó la comisión definitiva de la siguiente manera:

Miembros honorarios:

Angela Cambas de Domínguez, Isabel de Cox, Graciana de Fernández, Sara de Vilches y las señoras de Copello, Bazterrica, Minaquy, Farrell, y Hess.

Presidente: Emma S. de Marino
Vice Presidente: Teresa A de Russo
Secretaria: Rosa Ruggiani de Poggio
Pro Secretaria: Celia Pagliano
Tesorera: Catalina Schiavi de Sessarego
Pro Tesorera: Carmen Marchetti
Vocales: Matilde Basso de Alvarez, Angela G de Pagliano, María Pagliano de Biagioni, Manuela B de Ganduglia, Rosa de Marchetti, María B de Giannasi, Teresa Bacci de Giannasi, Laureana S de Navascués, María Santoni, Clementina Santoni.

Revisoras de Cuentas: Elena Ontiveros de Carrillo, María M. Insarri, María Esther Martínez de Domínguez.
Trabajaron arduamente para recolectar fondos, mediante festivales, rifas y gestionando donaciones, como la solicitada al club C.A.S.E.T. el día 1º de abril de 1933, según lo encontramos registrado en el acta Nº 160 de esa institución.

El 16 de setiembre de 1934, como parte de los actos organizados para conmemorar el 25º aniversario de la fundación de El Triunfo, se colocó la piedra fundamental (obra de don Juan Giribaldi) de la futura capilla. Hicieron uso de la palabra el señor Guillermo Vilches, que presidía por entonces la comisión, el intendente municipal de Lincoln, doctor Roberto Gallardo, y el Rdo. P. Antonio Surce, Cura Párroco de Lincoln.

La construcción del edificio fue realizada bajo la responsabilidad del señor Arturo Rodríguez Thompson, de la ciudad de Lincoln, según planos confeccionados por el Ingeniero Nestor Sein, en un terreno donado por don Arturo Domínguez.

El domingo 23 de agosto de 1942 se inauguró y bendijo la capilla, en una ceremonia presidida por el Obispo de Mercedes, Monseñor Anunciado Serafini, con la asistencia de gran cantidad de público.

Fueron padrinos del templo el Intendente Municipal de Lincoln, don Rafael de Oliveira Cesar, la señora Isabel de Cox, don Antonio Cabani, la señora Juana G. de Landó (que en ausencia fue representada por la esposa de éste último), don Leonardo Fernández y su esposa, doña María Esther Chiariglione de Fernández.

Fue la primera vez que se suministró en El Triunfo el sacramento de la confirmación y al finalizar los actos se realizó una procesión con las imágenes de Santa Teresita del Niño Jesús y de la Vírgen de Luján.

Salas de cine


"Cine América"
Si bien hasta el momento se carece de datos más precisos, probablemente haya sido la primera sala de proyección de cine mudo, instalada en la década del '20, en la actual Avenida San Martín esquina Alberdi, contiguo, o formando parte de la confitería "La Armonía".
El periódico "El Tiempo" de la ciudad de Lincoln, el miércoles 26 de septiembre de 1923, publicaba la siguiente nota:

Corresponsalía El Triunfo
El Triunfo, Sbre.23.

Continúase muy favorecido el “Cine América” en su noches de función, por la crecida concurrencia de familias. En la última velada notamos la presencia de las de: Z. Rios, Mayans, Nogueria, Sánchez Martori, Martínez, Salandari, Clos, Maluzán, Cufré, Graciano, Andrés, Brignoli, Sciuto.

(Referencia: Extraído del archivo del periódico El Tiempo conservado en el Museo Municipal de Lincoln)


El mismo periódico, pocos días después, precisamente en el ejemplar del 10 de octubre, informaba que sumándose al acto de inauguración del nuevo edificio de la Escuela 24, el dia domingo 30 de septiembre: "El propietario del Cine América dio un matineé gratuito a los niños de la escuela. A la noche en el mismo local se efectuó un animado baile, que en honor del personal docente de la escuela, diera un distinguido núcleo de jóvenes."

Don Arturo Ríos recordaba que algunos músicos locales actuaban durante los intervalos y que él mismo tecleaba los bajos del bandoneón para producir sonidos de motores cuando aparecían imágenes de aviones.

"Cine Monumental"
Funcionó en la década del '30 en el Hotel Armano, donde Alfredo Plumier era el encargado de proyectar las películas.
En 1942 dejó de brindar funciones y vendió las máquinas al club CASET.

"Cine CASET"

Contando ya con el excelente salón que fue inaugurado el 27 de abril de 1940, el club se dispuso a dar funciones de cine mediante una concesión a favor del señor Angel Etchart en el año 1941.
Al año siguiente compró las máquinas al señor Arturo Armano.
A través de medio siglo los triunfenses gozaron de las películas proyectadas en CASET hasta fines de los '80, cuando la afluencia de expectadores fue mermando, motivados tal vez por la oferta del video-cable, llevando en poco tiempo a la suspensión definitiva de las proyecciones, luego de diversos intentos de supervivencia mediante ofrecimiento de material cinematográfico de distinto tipo y naturaleza.
Han quedado en el recuerdo las noches de cine de los jueves y los domingos con doble función: matineé a la tardecita, para luego a partir de las 21 horas iniciar la proyección de dos películas, preferentemente una nacional y una extranjera, y no faltaron en algunas ocasiones que hasta los sábados fueron días de cine.
Los anuncios mediante la difusora altoparlante y la singular luz encendida en la punta del mástil ubicado en la esquina del club, símbolo inequívoco de que la cinta había llegado en tren o colectivo y que la película se proyectaría.
CMD
.

Don Gustavo Navarro, un hombre polifacético


Recientemente, el 25 de mayo de 2009, se han cumplido 100 años de la llegada de Gustavo Navarro a El Triunfo, hecho recordado por su hija Cholita, acompañada por un grupo de vecinos, con un simple homenaje ese mismo día frente al lugar donde él trabajó, y que fuera entonces la panadería de Russo, hoy ya demolido el edificio sobre la ancha avenida San Martín.

Don Gustavo nació en Lincoln el 28 de noviembre de 1894 y con sus 14 años de edad decidió ser otro pionero del pueblo que se estaba formando a 30 kilómetros al sur de su ciudad. Sólo había transcurrido poco más de un mes del 18 de abril de 1909, cuando se realizó el remate del loteo de terrenos, quintas y chacras en el teatro Porta Pía de Lincoln, y faltaban tres meses para el hecho que dio estado de fundación, el paso del primer tren de pasajeros el 9 de septiembre.

Luego de pasar un tiempo en la estancia La Juanita de Juan López se empleó en la panadería de Antonio Russo. Allí era considerado como hijo, pues la señora de Russo, doña Teresa Belardo lo había amamantado junto a su niño Vicente con quien se trataron siempre como hermanos. Acotemos brevemente que Vicente fue juez, y otro hijo del matrimonio Russo, Nicolás, integrante de la comisión fundadora de CASET, fue interventor federal de la gobernación del Chaco desde el 1 noviembre de 1949 hasta el 6 de marzo 1952. Durante su gestión, el Chaco fue declarado provincia por ley 14.037 promulgada el 8 de agosto de 1951. Anteriormente era el Territorio Nacional del Chaco.

Sin dejar las tareas de panadero, don Gustavo se hizo cargo a fines de 1919 de la estafeta postal que había funcionado durante diez años en la estación de ferrocarril, y estaba a cargo del jefe don Custodio Maldonado, quien le traspasó un sello fechador, un sello de lacre, un sello certificado, un libro debe-haber y una almohadilla, mientras que él debía agregar los muebles. A principios de 1920 fue confirmado en el cargo, el 27 de febrero de 1926 pasó a ser encargado y el 2 de octubre de 1928 fue nombrado jefe de la estafeta.
La correspondencia llegaba en tren dos veces por semana y las repartía desde una ventana de la sala contigua a la panadería, a veces hasta con restos de harina en su delantal, con la colaboración de don Domingo Etchart que le ayudaba a cantar los nombres de los destinatarios frente al grupo de vecinos que allí enfrente se agrupaban. En esa misma sala se fundó CASET el 5 de septiembre de 1923.
Por resolución de la Dirección de Correos y Telégrafos, el día 26 de septiembre de 1928 cambia de estafeta postal a oficina de correo y el 3 de octubre de 1929 comienza a funcionar con esa nueva categoría en el tradicional edificio de la actual calle Moreno, donde Navarro vivió con su familia hasta que se jubiló el 31 de diciembre de 1947.
El 18 de noviembre de 1926 contrajo enlace con doña Angela Alvarez. Tuvieron dos hijas, Pitina (Angélica Paula) nacida en El Triunfo el 5 de septiembre de 1927 y Cholita (Haydeé Emma) nacida en Quilmes el 29 de junio de 1929.
En la década del 20, junto a Enrique Nogueira administró la confitería "La Armonía" ubicada en la tradicional esquina de las actuales Avda San Martín y Alberdi, con funciones de cine mudo. Mientras tanto y sin descuidar las actividades mencionadas anteriormente, en 1926 adquiría el colectivo del señor Scotti, vecino de Bragado, que desde 1924 prestaba el servicio de transporte de pasajeros entre Lincoln y El Triunfo.
Fue integrante del club Juventud Unida y aunque no participó en la fundación de CASET, se unió años después siendo un entusiasta socio y presidente durante seis años consecutivos desde 18 de diciembre de 1935 hasta 30 noviembre de 1941, cuando lo sucede en el cargo don Ernesto Ortiz. Durante su gestión se construyó el salón social, inaugurado el 27 de abril de 1940. Movido por el entusiamo de ver el avance de la obra, se ausentaba del correo y dejaba a sus niñas encargadas de llamarlo cuando llegara gente a retirar o despachar correspondencia. Sin duda el salón social del club fue la concreción de su gran sueño. Se jactaba con legítimo orgullo: "Era el primero en llegar y el último en retirarme de la reuniones de comisión directiva".
También gustó de componer poesías. De ellas se toman estos versos que con sentimiento le dedicaba a CASET:
"Seis años tu nave timonié
Creo que ese tiempo no es un día
A puerto seguro te llevé
Con fe, honradez y gallardía."
Orador apasionado, supo aprovechar la oportunidad en los festejos del cincuentenario de El Triunfo para expresarle al vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, Arturo Crocetti, presente en el acto, que el pueblo había logrado progresar más por la iniciativa de sus pobladores que por la ayuda de las autoridades, decía: "Tenemos una frecuencia de trenes igual que la de hace 50 años".

En una oportunidad, Cholita se encontró con Crocetti en el consultorio del Dr. Wescam, un distingo oftalmólogo de la ciudad de Junín. Cuando se presentó, Crocetti recordó a Navarro y manifestó: "Ese día su padre habló muy bien, y espero que para los 100 años me vuelvan a invitar".
Agente vendedor de los diarios La Nación y La Prensa durante muchos años; colaboraron con él como repartidores entre otros: Manuel Pérez, Juan Carlos Santarelli, Eduardo Roldán, Carlos Alberto Parodi y los hermanos Juan Carlos y Miguel Angel Rolando. El 31 de diciembre de 1972 pasó la agencia a Humberto José Fracassi.
Siempre presente en la cenas aniversario de CASET concurría con la bufanda verde y blanca que agitaba en alto durante sus discursos.
Apasionado del futbol acercaba sus consejos a los jóvenes jugadores durante el entretiempo, y tal fue el cariño que despertaba en ellos que en el año 1975 cuando CASET poseía un excelente plantel, y participaba en Lincoln en un campeonato nocturno, lo hacía con el nombre de "Don Gustavo".
Falleció en El Triunfo el 26 de febrero de 1978. En el traslado de sus restos, el cortejo se detuvo frente a la sede de CASET y su féretro fue cubierto con la bandera de la institución. El secretario de la comisión directiva renovada el día anterior, Abel Julían Moreno, fue el encargado de pronunciar las palabras de despedida.
Su esposa, doña Angela, falleció el 6 de diciembre de 1984. Vivía en Lincoln con su hija Cholita desde el 12 de diciembre de 1982.
En la década del 80, cuando se construyó el mágnífico gimnasio, la comisión directiva de CASET decidió hacer el justo homenaje dándole el nombre de Gustavo Navarro.
CMD
.

El farmacéutico Marcelo Manino


Hasta donde tenemos conocimiento, el primer farmacéutico de El Triunfo fue el señor José Mayans, vocal de la primera comisión directiva del CASET en 1923 y designado con el cargo de Intendente del club el 8 de junio de 1924.
Posiblemente haya sido también en 1924 cuando radicó su farmacia en nuestra localidad el señor Marcelo Manino, mencionado en los relatos de don Santiago Sessarego, quien contaba que siendo un niño de 11 o 12 años trabajó y habitó en su casa hasta 1925, cuando el Dr. Oscar Peralta llegó al pueblo aceptando la hospitalidad del joven farmacéutico.
Otro dato interesante sobre la presencia del señor Manino en El Triunfo lo aporta la señora Alba María Rovito de Bosque, quien dice que el día de su nacimiento, 14 de febrero de 1926, amaneció hermoso luego de una noche de carnaval, y que don Marcelo había sugerido que a la niña nacida al alba la llamasen con ese nombre.
Manino, nacido en Lincoln, fue un entusiasta defensor de los ideales socialistas que compartía con sus amigos el Dr. Eduardo Puy y don Joaquín Domínguez.
Formó parte de la comisión de CASET como tesorero en 1927 y revisor de cuentas en 1930 y 1933.
Estaba afectado de un enfermedad incurable en aquellos años, y el lunes 24 de agosto de 1936 se quitó la vida.
Con motivo de su fallecimiento, la revista “Hogar Linqueño” publicó esta nota:
Lincoln, lunes 31 de agosto de 1936
Año III – Número 60

MARCELO MANINO

Falleció el lunes 24 de agosto en la Capital Federal.

“Honda consternación causó en nuestro vecindario, la noticia de la trágica muerte del hijo de este pueblo con cuyo nombre encabezamos estas líneas.
Establecido desde hacía varios años con farmacia en El Triunfo, donde contaba con general estimación y prestigio, también su sociedad fue sacudida al conocerse la infausta e inesperada novedad.
Marcelo Manino, egresado normalista linqueño, perteneció a ese grupo de jóvenes que ingresaron en las filas del estudiantado universitario con el propósito de lograr la capacidad habilitante de una carrera liberal.
Sus restos mortales fueron trasladados a esta ciudad para ser inhumados en el cementerio local, acto que fue un exponente del aprecio de que gozaba el extinto.
El Círculo Farmacéutico dispuso el cierre de las farmacias adheridas, designando al doctor Olimpio Sorgentini para hacer uso de la palabra en el acto del sepelio, cuyas palabras publicamos más abajo.
Haya paz en la huesa tempranamente abierta y encuentren los familiares cristiana resignación.

El doctor Sorgentini dijo:

“Cumplo la misión de pronunciar al borde de esta tumba, en nombre del Centro de Farmacéuticos local y de sus condiscípulos, la palabra de despedida al que hoy emprende el viaje sin retorno.
Me ha tocado la misión, que tengo que cumplir en el colmo de la amargura, de darle el último adios a quien el destino me ligó por muchos años de la vida moza. Un sentimiento primario me lleva a recordar el patio lleno de sol de la primer escuela, el asomo de la hombría en el curso normal, y la policroma bohardilla de la vida universitaria.
Fue un amigo, un profesional y un hombre de bien. En esta trilogía está compendiada su acción en el corto tiempo de su existencia. Jovial, generoso, y leal en la amistad, vivió su vida con un dejo de despreocupación por las cosas del ambiente que lo rodeaba. Habían quedado en él secuelas del poeta de los veinte años que se entrega al vuelo mental y deja pasar las horas con desdén por el interés sórdido y el egoísmo brutal.
Manino era un bohemio y como tal creó su mundo interior con un poco de abstracción por las banalidades del otro, pero con dedicación absoluta al verdadero amigo y con una probidad y limpieza rayanas en el lirismo en el trato con las personas.
Ha caído un buen muchacho. Los que fuimos sus colegas perdemos al compañero que enaltece la misión social que se desempeña y que con su proceder purga la acción profesional de las rudezas de la batalla diaria. Los que fuimos sus condiscípulos hoy convertimos un recuerdo alegre en una añoranza, porque cada vez que le veíamos encontrábamos en él la evocación más completa de lo que el pasado tiene para nosotros de más puro y generoso, sin un resquemor o un sentimiento parásito".
Marcelo Manino: Requiescat in pace”.
.